K6 Gestión Cultural

BLOG!

21 mayo 2013

SAN TELMO  Mención especial en los premios EMYA 2013


Para K6 gestión cultural, este premio, supone un gran reconocimiento a su aportación museológica-museogáfica, que ha hecho que San Telmo, finalmente, se incorpore a la categoría de museos de sociedad.

 

Han pasado casi 20 años desde que el museo San Telmo inició su transformación. En 1994 el Ayuntamiento de San Sebastián convocó  un concurso para la renovación de un museo que se había quedado obsoleto tanto en su aspecto formal como en su contenido y discurso, al tiempo, que como institución, se había ido alejando de la sociedad en la que estaba inserto.

El reto al que se enfrentaba, por tanto, era el de reinsertar socialmente al  museo y esto pasaba obligatoriamente por plantearse la cuestión del papel  de los museos en la actualidad. ¿Cómo pueden los museos contribuir al desarrollo de las sociedades?.

Se eligió el proyecto San Telmo: Un Museo para la Cultura Vasca, redactado  por K6 Gestión Cultural, como punto de partida para desarrollar un modelo de museo pionero en España: el museo de sociedad. Esta categoría de museo propone la interdisciplinaridad como estrategia para la presentación de las sociedades y la contemporaneidad, como herramienta para comprender  el pasado y pensar en el futuro como algo a construir y no como algo a esperar.

El Museo de las Civilizaciones de Quebec había sido inaugurado en 1989 y, rápidamente, se había convertido en un exponente del movimiento de la nueva museología para la transformación de los museos de historia y etnología en museos de sociedad. El proyecto de renovación de San Telmo: un museo para la cultura vasca, bebía de las principios teóricos de esta nueva corriente  y traía, de esta manera, hasta San Telmo un nuevo modelo de museo en el que las colecciones pasan de ser meros objetos de admiración para convertirse en  expresiones de las sociedades que los han generado.

Este enfoque, sin referentes próximos a los que mirar, fue calando  con dificultad entre los responsables de impulsarlo y fue sistemáticamente criticado desde los entornos socioculturales más cercanos. Una vez más, en la historia  del museo se sumaron obstáculos y restaron apoyos decididos al proyecto.

Pero San Telmo hoy es una realidad. La exposición permanente  ha evitado presentar la cultura como un hecho congelado enfatizando las visiones nostálgicas de pasados fecundos y armoniosos  y  ha optado por la incorporación de la contemporaneidad. San Telmo ha entendido que hoy los museos han dejado de ser informadores  para convertirse en centros capaces de construir conocimiento. San Telmo pretende promover el pensamiento crítico y dar opción a la revisión del discurso ideológico.

San Telmo ha incorporado  la democratización de las funciones museológicas rompiendo, definitivamente, el sistema cerrado de gestión del patrimonio y estableciendo una nueva relación con la comunidad, de manera que establece nuevas alianzas con el entorno inmediato.

Ha sido un largo proceso de gestación. La crónica de estos  años del Museo es ilustrativa de la dificultad  con que se ha ido abriendo paso un modelo de museo que  pretende superar el modelo tradicional de centro para la conservación del patrimonio y convertirse en centro para la reflexión sobre las cuestiones contemporáneas.

San Telmo se ha convertido en una eficaz herramienta social. Un espacio para el diálogo, el debate y confrontación de ideas. Un museo abierto a la  participación  y comprometido con el tejido social.

Por todo ello, San Telmo ha recibido una mención especial en  los premios europeos Emya 2013 , premios que se otorgan a los museos que contribuyan a atraer públicos y satisfacer a sus visitantes mediante una atmósfera única, una interpretación y presentación imaginativas y una mirada creativa sobre la educación y responsabilidad social.

Mas imagenes aqui