K6 Gestión Cultural

BLOG!

6 junio 2011

SAN TELMO, NUEVO MUSEO DE SOCIEDAD
La museología del Museo San Telmo

Han pasado casi 20 años desde que el museo San Telmo inició su transformación. Fue en 1994 que  el ayuntamiento decidió convocar un concurso público para la renovación de un museo que se había quedado obsoleto tanto en su aspecto formal como en su contenido y discurso.
Se eligió el proyecto San Telmo: Un Museo para la Cultura Vasca presentado por K6 Gestión Cultural como punto de partida para desarrollar un modelo de museo pionero en España: el museo de sociedad.
Esta categoría de museo proponía la interdisciplinareidad como estrategia para la presentación de las sociedades. Curiosamente fue Québec, y la necesidad de explicarse un  pasado no siempre bien compartido, quién impulsó el Museo de las Civilizaciones, el cual ha sido un modelo de  referencia para la transformación de los museos de historia y etnología en museos de sociedad desde su apertura en 1988.Sin lugar a dudas un hito en la historia de la museología.
Además, y en ello radica la especificidad de los llamados Museos de Sociedad, hay un elemento que los diferencia radicalmente del Museo de Historia o del Museo de Etnografía. Este elemento es la incorporación al discurso  de la contemporaneidad, o, en otras palabras, la voluntad de introducir el presente  para construir el futuro desde el conocimiento del pasado.
El proyecto elegido traía, de esta manera hasta San Telmo los principios del llamado movimiento de la nouvelle museologie.
Así el proyecto planteaba, más allá de la modernización formal de San Telmo, su alineamiento con las nuevas corrientes museológicas en las que el objetivo del museo no se centra exclusivamente en la presentación de colecciones sino que son las sociedades que han producido esos objetos quienes ocupan el lugar protagonista en el museo.
Este enfoque, sin referentes próximos a los que mirar, generó recelos  entre los políticos y una activa  oposición entre influyentes estamentos sociales. Una vez más se sumaron obstáculos y restaron apoyos decididos al proyecto. Otros equipamientos aprovecharon la coyuntura y consiguieron el  consenso decidido de las instituciones; en primer lugar  el Kursaal y más tarde, Tabakalera.
Todo esto hoy, felizmente, ha quedado atrás. Ha sido un largo proceso de gestación. La crónica de estos  años del Museo es ilustrativa de la dificultad  con que se ha ido abriendo paso un modelo de museo que  pretende superar el modelo tradicional de centro para la conservación del patrimonio y convertirse en centro para la reflexión sobre las cuestiones contemporáneas.
En definitiva, una verdadera herramienta social. Un espacio para el diálogo, el debate y confrontación de ideas. Un museo cuyos planteamientos expositivos se quedan en el cuestionamiento y menos en la presentación de conclusiones.
De esta manera, San Telmo se suma al movimiento de renovación de los grandes museos europeos de historia y etnología como son el Museo de Bretagne, el Quay de Branly o el futuro Museo de Europa y el Mediterraneo en Francia.
Entradas relacionadas
http://www.k6gestioncultural.com/wp-content/plugins/sociofluid/images/facebook_32.png http://www.k6gestioncultural.com/wp-content/plugins/sociofluid/images/twitter_32.png